Mi cuarto de cristal



En mi cuarto de cristal me encuentro
Vacio está, desnuda estoy
Soy yo, a mis 27 años, sin tapujos, sin mis complejos
Encerrada en mi piel.
No están quienes no deben estar,
Solo estoy yo
¿Me acepto tal como soy?
Puedo reflejarme levemente en las paredes de cristal
¿Veo una mujer grande o una gran mujer…?
Cierro entonces mis ojos, Me elevo hacia el pasado
Repaso algunos aspectos de mi vida
Me miro cuando niña,
Recuerdo a mis padres, quienes eran en ese entonces y como me alentaron a crecer.
Agradezco entonces
Miro a mis hermanos y hermanas
Ya han crecido y todos son independientes, los amo tal cual son.
Recuerdo a mis [email protected] y cuanto jugamos, cuanto disfrutamos esa época de inocencia y de pocas preocupaciones.
Veo entonces a quien ya no está y a quien mire a través de la mirada de su hijo.
Estoy yo, antes de crecer
Antes de ser más alta que los demás
Yo en mi cuerpo delgado, bien que mi padre no creyó que jamás crecería tanto
Mis sentimientos siempre han sido iguales
La lagrima a flor de piel, antes más grave ahora acumulo para llorar mucho, por todo de una vez
Mimada siempre, aunque me cueste aceptarlo y mis conocidos me lo recuerden algunas veces cuando me pongo complicada.
Recuerdo que entonces sufría constantemente de dolor de glándulas, y por lo concerniente de gripe.
Veo al pasar de los años, mi alergia en las manos, somatice en ese entonces (autoanálisis)
Me veo en la escuela
Recuerdos lejanos de la época de los primeros conocimientos.
En el colegio, quizás quise ser invisible o lo fui…
Siempre buscando lo espiritual más allá de lo físico
Intente jugar baloncesto, Algo me paso en el camino
No tuve novios en el colegio, sin embargo, si en el kínder (dos, por cierto uno gordito y otro flaquito… que maña que no se quita).
Tuve las palmas de las manos frías y las piernas largas.
Viaje fuera del país desde joven y luego las intenciones de seguir haciéndolo no se me quitan. Esto marco mi vida, tanto que todavía hablo de esto (salados los que les ha tocado escuchar más de una vez mis historias).
Llegue a la universidad estudie lo que quise, y lo veo como una enriquecedora experiencia, el estudiarlo, por que le ejercerlo nunca lo he hecho directamente en un medio.
En cuanto al amor… Lo que puedo decir es lo que me dijo mi amigo “me asombra tu astucia de relatar y asumir las peripecias de la vida”. Ja!
He vuelto a ver mi antiguo anillo de compromiso, que lo había desterrado de mi país, lo irónico es que yo vendría a dar al mismo lugar. …
Si a mis veintisiete ya soy novia fugitiva por falta de valor quizás o por ganas de seguir siendo libre. Pasaje oscuro que ahora veo con ojos de melancolía y suspiro desde los 22 gramos.
A veces pienso que los problemas del matrimonio disfuncional de mis padres han provocado esos sentimientos en mi. Pero muchas terapias y oraciones han estado sanando. Al menos, eso espero.
Cuál es mi cuarto de cristal, de que están hechas las paredes? Quizás están hechas de sueños de cristal…
Soñadora es mi nombre y mi sobrenombre fantasía, vivo en un kumo (nube en japonés), tanto que me cuesta aterrizar. Construyo mundos y situaciones tan complejas en mi cabeza, desearía tener la habilidad de plasmarlas en una cinta de película.
Mis ojos son cámaras fotográficas que guardan imágenes y momentos para atesorarlos en mi alma. Tan cargado esta mi espíritu que ya pesa más de 22 gramos.
Aunque Nunca aprendí a tildar.
Me tranquiliza escribir, y me gusta dibujar, muchas veces utilizo estos recursos para exorcizarme de pensamientos, emociones y sentimientos.
Los días de lluvia prefiero pasarlos en la casa, en mi cuarto de cristal.
No me gusta el momento entre el atardecer y la llegada de la noche cuando no esta lo suficiente claro, ni oscuro del todo. Eso que llaman cenit, me da un particular miedo y ciento que si Dios decide llevar acabo el fin del mundo ocurriría en ese preciso momento.
También creo que si Dios decidiera el fin del mundo, en ese momento ya no nacerían más bebes. Aunque al mismo tiempo estoy segura que posiblemente sea el hombre el que provoque su propia extinción.
Me gustan los animales, pero no soy muy aficionada a ellos.
Las paredes de mi cuarto, reflejan que un ser humano me llama la atención más que el mejor perro, o el gato más peludo.
Saco mas fotografías a los edificios que a las personas, por que las personas las llevo en mi corazón.
Miro a mi interior y veo que soy media voyerista, no el sentido pornográfico que le han atribuido a la palabra, sino que prefiero escuchar, leer y ver historias de la vida real, de gente normal que estar envuelta en relatos de ciencia ficción.
Repaso mi vida y encuentro que en ella siempre he sido confidente de conocidos y extraños para confesiones de invierno. Innumerables veces he sido la confidente del síndrome del autobús.
Mi cabeza está llena de música en español más que de cualquier otro idioma.
Pienso en el idioma que a mi piel y corazón le haría vibrar de principio a fin y el idioma más romántico de todos, el francés, sin embargo, el español me sigue engañando de vez en cuando.
Cuando estoy en San José, estoy segura que el lugar más inspirador para conocer el crisol de razas de nuestro pequeño país es estar sentado un rato al frente de la Mc Donald en la Plaza de la Cultura.
A mi psiquis algunas veces se le escapan cosas, que luego ocurren, antes era más, creo que lo reprimí.

Soy un sin fin de pensamientos, de emociones.

Padezco de una crisis crónica de existencialismo, y debo planterme de forma constante el por que de las cosas.

Estoy en busqueda de mi misma, el camino es largo, y aún no lo veo cerca.



mc

5 comentarios:

La Morada dijo...

"Caminante no hay camino, se hace camino al andar"

Ahi vas tu, caminando, aprendiendo, descubriendo, adivinando, disfrutando y amando.
Así nos forjamos una vida, nuestra vida.

Tuanix!

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Me encantó la forma de describirte vos misma.

Saludos

andrés dijo...

Muy bueno, un momento y espacio solo para vos, todos lo necesitamos

César González dijo...

Admiro tu capacidad para ser tan transparente. ¡Qué falta de miedo tan envidiable! Me gusta tu blog.

soy pasajero... dijo...

oye que bonito este pensamiento te felicito.. muy sincero...